Etiquetas

jueves, 2 de junio de 2011

Un arco iris en nuestro hogar

Se dice del arco iris que es un fenómeno meteorológico óptico producido por la aparición espectral de frecuencia de luz continuo que se produce en nuestro cielo cuando los rayos del sol atraviesan pequeñas gotas de agua.
Los colores visibles del arco iris son por orden de exterior a interior:
El color rojo.
El color naranja.
El color amarillo.
El color verde.
El color azul.
El color añil.
El color violeta.
También tiene un simbolismo religioso y es que en su momento Dios pacta con Noé y le promete que jamás el mundo se iba a acabar con agua y en señal visible de eso apareció el arco iris.

Sus bellos colores son signo de pureza.

Pero en realidad lo que nos interesa no es la física de arco iris ni el simbolismo religioso, sino adaptar los fastuosos colores del arco iris a nuestros hogares en su forma decorativa, es decir,como podría quedarnos a la hora de pintar nuestro espacio hogareño y que simbolismo tienen estos siete colores:

 EL COLOR ROJO:

Este color se simboliza con la ambición, la vitalidad o el poder. Pintar una habitación con este color supone una cara y una cruz decorativa, pues por un lado podemos sentir que existe un ambiente de confianza, optimismo o coraje ante la vida, como podemos conseguir un efecto de rabia o negatividad.
Normalmente se utiliza de forma clave en una habitación para poder conseguir una atmósfera de pasión, amor o atracción como puede ser un dormitorio de matrimonio y se debería de suavizar la habitación con muebles u otras decoraciones con tonalidades claras como puede ser el blanco.

Las tonalidades rojas consiguen un entorno de pasión.

  EL COLOR NARANJA:

Casi parecido al rojo, simboliza energía y estimulación pero con menor empuje que el anteriormente mencionado. En todos sus tonos es un color cálido y favorece sobre todo la conversación y el buen humor o también dar una sensación de protección y seguridad, pero su excesiva exposición puede producir agitación y nerviosismo.
No se debería de pintar en zonas del hogar donde se pasan largos ratos, por lo que se aconseja que se pinte en zonas de tránsito como pueden ser pasillos o cuarto de baños.

Este color cálido da una sensación de seguridad y protección.


  EL COLOR AMARILLO:

Es un color brillante y alegre, que simboliza lujo y que reafirma al intelecto y las expresiones de las personas. Sus tonos favorecen a tener ideas innovadoras o claras, a la felicidad y a la energía, aporta la habilidad de tener punto de vistas diferentes. Su exposición continua o excesiva puede dar sensaciones de temores o miedos en ciertos momentos.
Debido a que es un color que realmente aporta muchas cosas positivas y casi nada negativo a las personas, podemos utilizarlo con cualquier tonalidad en zonas donde se pasen ratos largos para hablar o compartir, como puede ser un recibidor o un comedor.

Las tonalidades amarillas son ideales para recibidores o comedores.

  EL COLOR VERDE:

Este color nos da una sensación de confort y relajación, aportando frescura a la zona pintada. Nos une a la naturaleza y nos empatiza con ella pudiendo tener una forma de conversación justa y estable con el interlocutor, esta ligado directamente con el dinero, el poder económico o la exuberancia. Sus tonos a la contra puede aportar posesión, poco humor o resentimiento.
Este color es aconsejable tenerlo en sitios claves de nuestro hogar ya que aunque es muy bueno para terapia de estrés y colocarlo en dormitorios, lo mejor si se tiene es utilizarlo en despachos, zonas de trabajo, zonas de ocio o bibliotecas.

La mejor zona para usar el verde es en zonas de ocio o trabajo ( H. D. ) .

  EL COLOR AZUL:

Es un color que aporta frescura a todo el entorno y se relaciona con la mente y lo intelectual. Nos da una sensación de relajación y tranquilidad frente a las actividades que padecemos diarias y podemos conseguir aclarar nuestras ideas o controlarla y así conseguimos una mejor estabilidad en nuestra salud mental. La única pega que tiene este color solo es en las tonalidades demasiadas oscuras ya que puede conseguir el deseo contrario y producirnos depresión.
En realidad es evidente que la mejor zona de nuestro hogar para pintar siempre y cuando no usemos tonos excesivamente oscuros es sin lugar a dudas los dormitorios, especialmente el de los más jóvenes.

El azul es ideal para dormitorios infantiles o juveniles.

  EL COLOR AÑIL:

Conocido también como color índigo es un color muy profundo para la mente, tanto que es capaz de relajar o tranquilizar de forma rápida en el momento de visualizarlo y producir una sensación estimulante para el cerebro. Este color debido a sus propiedades son muy utilizadas en despachos de psiquiatras, psicólogos o psicoanalistas. Realmente no se describe propiedad negativa alguna, solamente que su defecto es su virtud, por lo que no es un color que se debe utilizar a la ligera.
Debido a sus condiciones terapéuticas lo ideal es pintar en zonas concretas de nuestro hogar como puede ser una biblioteca para tener una lectura desestresante o en dormitorios de personas que padezcan hiperactividad o estrés.

Es bueno convinarlo con otras tonalidades, como el blanco.


  EL COLOR VIOLETA:

Es mucho más profundo que el añil o índigo y es capaz de aportar un alto nivel mental y combatir miedos o preocupaciones. Es capaz de darnos una sensación de sabiduría y creatividad, inspirándonos sensibilidad o conectarnos con un ambiente ideal para la música o el arte. En su contra, el color violeta puede aportarnos una sensación más profunda de la mente y hacernos sentir demasiada independencia y fantasía.
Lo ideal sería utilizar este color en recibidores o zonas de ocio como de televisión o música.

Podemos conseguir también  un efecto de mayor elegancia para nuestros interiores como puede ser la combinación de varios colores en las paredes y así conseguir un efecto moderno y vivaz. Crear una decoración que haga vibrar a propios y extraños, ideal para evitar monotonía en cada rincón de la casa y que esta sea una parte fundamental nuestro inmobiliario.

Este color es ideal en resividores.