Etiquetas

viernes, 4 de abril de 2014

Lunaris 8

 Dentro de nuestro Sistema Solar ( incluido el cinturón de Oort ), se encuentran infinidades de objetos extraños, desconocidos e inusuales, que la ciencia no puede explicar o intentan estudiar por tener una gran importancia en cuanto a sus características se refiere.
 El seguimiento y estudio de dichos objetos aportan, para la ciencia, datos relativamentes importantes en cuanto a la formación del nuestro Sistema Solar o las claves de la vida en nuestro planeta o la existencia en otros.
 Ya en un capítulo anterior, Mundos marginados ,se exponía la información sobre los llamados planetas enanos. A continuación se expondrán otros cuerpos celestes que albergan gran importancia para la ciencia como son los satélites más emblemáticos que existen y los más raros ( click en la imágen para verlos más ampliado ).

Ganímedes :


 Es por excelencia el satélite más grande que posee Júpiter y también del Sistema Solar. Su diámetro es de 5262,4 km ( incluso mayor que Mercurio ) y su período de rotación y orbital es de unos 7d 3h 42,6min. Está compuesto de silicatos y hierro, con una corteza de hielo en cuyas profundidades puede encontrarse agua en estado líquido, ya que cuenta con un pequeño núcleo de hierro fundido y azufre el cual genera calor por si misma y campo magnético propio. Tiene características muy similares a su compañera Ío.

Ío :
  

 Se trata de uno de los 67 satélites que posee Júpiter y es el que se encuentra más cerca de su planeta. El tamaño que posee es muy parecido al de la Luna, contando con unos 3643,2 km, su radio orbital es de 421600 km y su período orbital es el mismo que el rotacional, 1d 18h 27,6 min. A diferencia de otros satélites, que por su lejanía al Sol son muy fríos, Ío es un cuerpo rocoso y con la mayor actividad volcánica del Sistema Solar. Debido a la influencia gravitacional de Júpiter se encuentra en constante dilatación y contracción, por lo que genera suficiente calor interno, debido a la fricción, como para que existan innumerables actividades volcánicas. Tales son las violentas explosiones que se producen, que se llegan a alcanzar chorros de 300 km de altura.
  
Europa :


 Se trata de otro de los satélites jupiterianos. Es más pequeño que su hermano Ío, contando con un diámetro de 3121,6 km. Su período de rotación y orbital son la misma ( se llama rotación síncrona ) y es de 3d 13h 14,6 min. La superficie permanece congelada y con pocos accidentes geográficos y marcas entrecruzadas producido por las diferencias de albeo.
 Para los científicos dicho satélite es el más probable que contenga vida, fuera de nuestro planeta, ya que bajo una gruesa capa de hielo se encuentra un océano de agua líquida salada de poco más de 100 km que recibe calor del núcleo del satélite, por lo que podría albergar vida en dicho océano. 

Titán :


 Se trata de uno de los más de 200 satélites que posee Saturno ( solo existen 61 con órbitas seguras ) y que posee un diámetro de 5160 km, siendo el segundo más grande del Sistema Solar. Su período es síncrona y es de 15d 22h 41,27seg . Posee muchos accidentes geográficos, contando con montañas, ríos, lagos y mares producido tal estabilidad por su importante atmósfera. El ciclo que se produce es muy parecido al de la Tierra, pero en vez de agua es con metano. Su composición atmosférica es de un 95% nitrógeno y un 5% metano. Por su tamaño ( al igual que Ganímedes ) puede ser más un planeta que un satélite. Lo que le diferencia es que rota alrededor de otro planeta y no el Sol, ya que es mucho mayor que Mercurio. 

Encélado :

 Satélite de Saturno que se caracteriza principalmente por tener una cara y una cruz en cuanto a accidentes geográficos se refiere. Por un lado presenta una cara cicatrizada, vieja y lleno de cráteres y por la otra presenta una cara lisa. Tiene una tenue atmósfera y geológicamente activo. Se producen géiseres cuyas columnas de agua son tan altas que escapan a la atracción gravitatoria del propio cuerpo e interactúa alimentando los anillos de Saturno. Se cree que puede contener agua en estado líquido en su interior y podría alvergar vida. Su Diámetro es de unos 500 km y su período de rotación síncrono es de 32h 53min.
 
Mimas :


 Éste es otro de los satélites de Saturno. Su tamaño es de unos 397,2 km y de rotación síncrona con unas 22h 37,5min. Su composición es poco más que una especie de bola de hielo gigante, ya que su composición es de baja densidad por el contenido en agua y poca concentración de materiales más denso. Debido a la proximidad al planeta, Mimas experimenta fuertes deformaciones por lo que no es esférico. El dato curioso que posee dicho satélite es que en el pasado recibió un gran impacto que creó un cráter de 130 km de diámetro llamado Herschel, a parte posee una superficie llamada de saturación. Se caracteriza ésto último porque ya no hay ninguna zona en la superficie que no tenga impactos, por lo que los que ocurrieron con posterioridad impactaron en cráteres más antiguos. 

Hiperión :


 Es una de las formaciones satelitales más extrañas, ya que se parece a una esponja de mar en cuanto a su formación estando compuesto por infinidad de cráteres y de una forma irregular en cuanto a su diámetro, ya que es de 360 x 280 x 225 km. Su período orbital alrededor de Saturno es el que se denomina caótico, y es de 21,27d. Se cree que su forma es debido a que podría haber sido el fragmento de un satélite mayor el cual fue destruido parcialmente. Cuenta con un cráter significativamente muy grande para el satélite, ya que es de 120 km de diámetro y 10 km de profundidad.

Miranda :


Este satélite ya no pertenece a a Saturno, ya que pertenece a uno de los 27 conocidos de Urano. Fue en su momento designado como Urano I. Es cuasiesférico, contando con aproximadamente un diámetro de 472 km y de un período de rotación síncrona de nada menos que 1,41 días. Su accidentada orografía está compuesta de enormes cañones de hasta 10 km de profundidad y se creé que fue debido a un brutal impacto que estuvo a punto de destruir el cuerpo celeste. Es por ello que su actividad geológica en el pasado alterara su orografía. Lo curioso es que también posee en casi toda su superficie agua helada y su interior formado por rocas silicatadas y compuestos ricos en metano.    

Encélado (Saturno): El refulgente. Esta luna que no llega a los 500 km de diámetro es el cuerpo más brillante del sistema solar. Su blancura refulgente se debe a que está cubierto de hielo recién caído. Esta nieve procede del interior del satélite, del que escapa en forma de enormes géiseres. Las columnas de hielo son disparadas hasta una altura tal que parte del material escapa de la atracción gravitatoria de la luna y acaba alimentando los anillos de Saturno. Algunos científicos creen que podría tener océanos subterráneos susceptibles de albergar vida. Lleva el nombre de un gigante de la mitología griega que brotó de la sangre de Urano cuando éste fue castrado por Crono. Alrededor de Saturno gira un satélite irregular que parece una esponja gigante Hiperión (Saturno): El raro. Imagínese una esponja gigante orbitando Saturno y sus espectaculares anillos. Pues esa ‘esponja’ existe. Se llama Hiperión, mide 350 km de diámetro en su parte más ancha y está más agujereado que un queso de gruyere. Lleva el nombre de un Titán hijo de Urano y Gea.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1862688/0/satelites-pluton/lunas-mas-espectaculares/sistema-solar/#xtor=AD-15&xts=467263
Ío (Júpiter): El volcánico. Este satélite de tamaño similar a nuestra Luna (unos 3.500 km de diámetro) es un auténtico infierno con lagos de lava y cientos de volcanes activos. Su proximidad al gigantesco Júpiter hace de él (por la influencia de la gravedad en su núcleo) el cuerpo más volcánico del Sistema Solar. Está cubierto por una fina capa de azufre: éste es expulsado desde su interior a través de géiseres que alcanzan una altura de hasta 300 kilómetros. Luego, el azufre va descendiendo y depositándose en la superficie. Debe su nombre a la mitología griega: Ío era una doncella, sacerdotisa de Hera, que fue amada por Zeus. Europa (Júpiter): El sueño de un astrobiólogo. Europa es ligeramente más pequeña que nuestra Luna y tiene una superficie lisa que la hace parecer una bola de billar. Es, en opinión de los científicos, el lugar del Sistema Solar donde es más probable que exista vida. El motivo es el enorme océano de agua salada que se esconde bajo una gruesa capa de hielo de varios kilómetros de espesor. El océano podría tener entre 100 y 200 km de profundidad y albergar formas de vida que recibirían calor del núcleo. En la mitología griega, Europa era una mujer que fue raptada por Zeus en forma de Toro. La densa atmósfera de Titán hace que sus neblinosos cielos sean de color naranja Titán (Saturno): El fascinante. El satélite más grande de Saturno (más de 5.100 km de diámetro: mucho más grande que nuestra luna, aunque no tanto como La Tierra) tiene montañas, ríos, lagos y nubes. Su situación, composición y temperatura permiten que allí se produzca un fenómeno similar al del ciclo del agua, pero con metano. Éste se evapora, se condensa en nubes, cae en forma de lluvia y forma ríos y mares. Tiene una atmósfera muy densa que confiere a sus cielos un color anaranjado. En la mitología griega, los titanes eran una raza de poderosos dioses. Mimas (Saturno): El cinematográfico. Este pequeño satélite (poco más de 400 km de diámetro, menos de una décima parte de nuestra Luna) sería una anónima y anodina bola de hielo de no ser por una cosa: un gigantesco cráter que ocupa un tercio del diámetro del propio Mimas y que le da un parecido asombroso a la Estrella de la Muerte de Star Wars. Debe su nombre a un gigante de la mitología griega hijo de Gea y Urano. Encélado (Saturno): El refulgente. Esta luna que no llega a los 500 km de diámetro es el cuerpo más brillante del sistema solar. Su blancura refulgente se debe a que está cubierto de hielo recién caído. Esta nieve procede del interior del satélite, del que escapa en forma de enormes géiseres. Las columnas de hielo son disparadas hasta una altura tal que parte del material escapa de la atracción gravitatoria de la luna y acaba alimentando los anillos de Saturno. Algunos científicos creen que podría tener océanos subterráneos susceptibles de albergar vida. Lleva el nombre de un gigante de la mitología griega que brotó de la sangre de Urano cuando éste fue castrado por Crono. Alrededor de Saturno gira un satélite irregular que parece una esponja gigante Hiperión (Saturno): El raro. Imagínese una esponja gigante orbitando Saturno y sus espectaculares anillos. Pues esa ‘esponja’ existe. Se llama Hiperión, mide 350 km de diámetro en su parte más ancha y está más agujereado que un queso de gruyere. Lleva el nombre de un Titán hijo de Urano y Gea. Miranda (Urano): El más sobrecogedor. Un mundo retorcido, de líneas imposibles, que parece haber sido sometido a algún tipo de tortura planetaria. Mide 480 kilómetros de ancho y probablemente haya sufrido en el pasado un impacto colosal que provocó que su interior se fundiera y saliera parcialmente al exterior. Su nombre es el de uno de los personajes protagonistas de La Tempestad, de Shakespeare.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1862688/0/satelites-pluton/lunas-mas-espectaculares/sistema-solar/#xtor=AD-15&xts=467263Ío (Júpiter): El volcánico. Este satélite de tamaño similar a nuestra Luna (unos 3.500 km de diámetro) es un auténtico infierno con lagos de lava y cientos de volcanes activos. Su proximidad al gigantesco Júpiter hace de él (por la influencia de la gravedad en su núcleo) el cuerpo más volcánico del Sistema Solar. Está cubierto por una fina capa de azufre: éste es expulsado desde su interior a través de géiseres que alcanzan una altura de hasta 300 kilómetros. Luego, el azufre va descendiendo y depositándose en la superficie. Debe su nombre a la mitología griega: Ío era una doncella, sacerdotisa de Hera, que fue amada por Zeus. Europa (Júpiter): El sueño de un astrobiólogo. Europa es ligeramente más pequeña que nuestra Luna y tiene una superficie lisa que la hace parecer una bola de billar. Es, en opinión de los científicos, el lugar del Sistema Solar donde es más probable que exista vida. El motivo es el enorme océano de agua salada que se esconde bajo una gruesa capa de hielo de varios kilómetros de espesor. El océano podría tener entre 100 y 200 km de profundidad y albergar formas de vida que recibirían calor del núcleo. En la mitología griega, Europa era una mujer que fue raptada por Zeus en forma de Toro. La densa atmósfera de Titán hace que sus neblinosos cielos sean de color naranja Titán (Saturno): El fascinante. El satélite más grande de Saturno (más de 5.100 km de diámetro: mucho más grande que nuestra luna, aunque no tanto como La Tierra) tiene montañas, ríos, lagos y nubes. Su situación, composición y temperatura permiten que allí se produzca un fenómeno similar al del ciclo del agua, pero con metano. Éste se evapora, se condensa en nubes, cae en forma de lluvia y forma ríos y mares. Tiene una atmósfera muy densa que confiere a sus cielos un color anaranjado. En la mitología griega, los titanes eran una raza de poderosos dioses. Mimas (Saturno): El cinematográfico. Este pequeño satélite (poco más de 400 km de diámetro, menos de una décima parte de nuestra Luna) sería una anónima y anodina bola de hielo de no ser por una cosa: un gigantesco cráter que ocupa un tercio del diámetro del propio Mimas y que le da un parecido asombroso a la Estrella de la Muerte de Star Wars. Debe su nombre a un gigante de la mitología griega hijo de Gea y Urano. Encélado (Saturno): El refulgente. Esta luna que no llega a los 500 km de diámetro es el cuerpo más brillante del sistema solar. Su blancura refulgente se debe a que está cubierto de hielo recién caído. Esta nieve procede del interior del satélite, del que escapa en forma de enormes géiseres. Las columnas de hielo son disparadas hasta una altura tal que parte del material escapa de la atracción gravitatoria de la luna y acaba alimentando los anillos de Saturno. Algunos científicos creen que podría tener océanos subterráneos susceptibles de albergar vida. Lleva el nombre de un gigante de la mitología griega que brotó de la sangre de Urano cuando éste fue castrado por Crono. Alrededor de Saturno gira un satélite irregular que parece una esponja gigante Hiperión (Saturno): El raro. Imagínese una esponja gigante orbitando Saturno y sus espectaculares anillos. Pues esa ‘esponja’ existe. Se llama Hiperión, mide 350 km de diámetro en su parte más ancha y está más agujereado que un queso de gruyere. Lleva el nombre de un Titán hijo de Urano y Gea. Miranda (Urano): El más sobrecogedor. Un mundo retorcido, de líneas imposibles, que parece haber sido sometido a algún tipo de tortura planetaria. Mide 480 kilómetros de ancho y probablemente haya sufrido en el pasado un impacto colosal que provocó que su interior se fundiera y saliera parcialmente al exterior. Su nombre es el de uno de los personajes protagonistas de La Tempestad, de Shakespeare.
Ío (Júpiter): El volcánico. Este satélite de tamaño similar a nuestra Luna (unos 3.500 km de diámetro) es un auténtico infierno con lagos de lava y cientos de volcanes activos. Su proximidad al gigantesco Júpiter hace de él (por la influencia de la gravedad en su núcleo) el cuerpo más volcánico del Sistema Solar. Está cubierto por una fina capa de azufre: éste es expulsado desde su interior a través de géiseres que alcanzan una altura de hasta 300 kilómetros. Luego, el azufre va descendiendo y depositándose en la superficie. Debe su nombre a la mitología griega: Ío era una doncella, sacerdotisa de Hera, que fue amada por Zeus. Europa (Júpiter): El sueño de un astrobiólogo. Europa es ligeramente más pequeña que nuestra Luna y tiene una superficie lisa que la hace parecer una bola de billar. Es, en opinión de los científicos, el lugar del Sistema Solar donde es más probable que exista vida. El motivo es el enorme océano de agua salada que se esconde bajo una gruesa capa de hielo de varios kilómetros de espesor. El océano podría tener entre 100 y 200 km de profundidad y albergar formas de vida que recibirían calor del núcleo. En la mitología griega, Europa era una mujer que fue raptada por Zeus en forma de Toro. La densa atmósfera de Titán hace que sus neblinosos cielos sean de color naranja Titán (Saturno): El fascinante. El satélite más grande de Saturno (más de 5.100 km de diámetro: mucho más grande que nuestra luna, aunque no tanto como La Tierra) tiene montañas, ríos, lagos y nubes. Su situación, composición y temperatura permiten que allí se produzca un fenómeno similar al del ciclo del agua, pero con metano. Éste se evapora, se condensa en nubes, cae en forma de lluvia y forma ríos y mares. Tiene una atmósfera muy densa que confiere a sus cielos un color anaranjado. En la mitología griega, los titanes eran una raza de poderosos dioses. Mimas (Saturno): El cinematográfico. Este pequeño satélite (poco más de 400 km de diámetro, menos de una décima parte de nuestra Luna) sería una anónima y anodina bola de hielo de no ser por una cosa: un gigantesco cráter que ocupa un tercio del diámetro del propio Mimas y que le da un parecido asombroso a la Estrella de la Muerte de Star Wars. Debe su nombre a un gigante de la mitología griega hijo de Gea y Urano. Encélado (Saturno): El refulgente. Esta luna que no llega a los 500 km de diámetro es el cuerpo más brillante del sistema solar. Su blancura refulgente se debe a que está cubierto de hielo recién caído. Esta nieve procede del interior del satélite, del que escapa en forma de enormes géiseres. Las columnas de hielo son disparadas hasta una altura tal que parte del material escapa de la atracción gravitatoria de la luna y acaba alimentando los anillos de Saturno. Algunos científicos creen que podría tener océanos subterráneos susceptibles de albergar vida. Lleva el nombre de un gigante de la mitología griega que brotó de la sangre de Urano cuando éste fue castrado por Crono. Alrededor de Saturno gira un satélite irregular que parece una esponja gigante Hiperión (Saturno): El raro. Imagínese una esponja gigante orbitando Saturno y sus espectaculares anillos. Pues esa ‘esponja’ existe. Se llama Hiperión, mide 350 km de diámetro en su parte más ancha y está más agujereado que un queso de gruyere. Lleva el nombre de un Titán hijo de Urano y Gea. Miranda (Urano): El más sobrecogedor. Un mundo retorcido, de líneas imposibles, que parece haber sido sometido a algún tipo de tortura planetaria. Mide 480 kilómetros de ancho y probablemente haya sufrido en el pasado un impacto colosal que provocó que su interior se fundiera y saliera parcialmente al exterior. Su nombre es el de uno de los personajes protagonistas de La Tempestad, de Shakespeare.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1862688/0/satelites-pluton/lunas-mas-espectaculares/sistema-solar/#xtor=AD-15&xts=467263
Ío (Júpiter): El volcánico. Este satélite de tamaño similar a nuestra Luna (unos 3.500 km de diámetro) es un auténtico infierno con lagos de lava y cientos de volcanes activos. Su proximidad al gigantesco Júpiter hace de él (por la influencia de la gravedad en su núcleo) el cuerpo más volcánico del Sistema Solar. Está cubierto por una fina capa de azufre: éste es expulsado desde su interior a través de géiseres que alcanzan una altura de hasta 300 kilómetros. Luego, el azufre va descendiendo y depositándose en la superficie. Debe su nombre a la mitología griega: Ío era una doncella, sacerdotisa de Hera, que fue amada por Zeus. Europa (Júpiter): El sueño de un astrobiólogo. Europa es ligeramente más pequeña que nuestra Luna y tiene una superficie lisa que la hace parecer una bola de billar. Es, en opinión de los científicos, el lugar del Sistema Solar donde es más probable que exista vida. El motivo es el enorme océano de agua salada que se esconde bajo una gruesa capa de hielo de varios kilómetros de espesor. El océano podría tener entre 100 y 200 km de profundidad y albergar formas de vida que recibirían calor del núcleo. En la mitología griega, Europa era una mujer que fue raptada por Zeus en forma de Toro. La densa atmósfera de Titán hace que sus neblinosos cielos sean de color naranja Titán (Saturno): El fascinante. El satélite más grande de Saturno (más de 5.100 km de diámetro: mucho más grande que nuestra luna, aunque no tanto como La Tierra) tiene montañas, ríos, lagos y nubes. Su situación, composición y temperatura permiten que allí se produzca un fenómeno similar al del ciclo del agua, pero con metano. Éste se evapora, se condensa en nubes, cae en forma de lluvia y forma ríos y mares. Tiene una atmósfera muy densa que confiere a sus cielos un color anaranjado. En la mitología griega, los titanes eran una raza de poderosos dioses. Mimas (Saturno): El cinematográfico. Este pequeño satélite (poco más de 400 km de diámetro, menos de una décima parte de nuestra Luna) sería una anónima y anodina bola de hielo de no ser por una cosa: un gigantesco cráter que ocupa un tercio del diámetro del propio Mimas y que le da un parecido asombroso a la Estrella de la Muerte de Star Wars. Debe su nombre a un gigante de la mitología griega hijo de Gea y Urano. Encélado (Saturno): El refulgente. Esta luna que no llega a los 500 km de diámetro es el cuerpo más brillante del sistema solar. Su blancura refulgente se debe a que está cubierto de hielo recién caído. Esta nieve procede del interior del satélite, del que escapa en forma de enormes géiseres. Las columnas de hielo son disparadas hasta una altura tal que parte del material escapa de la atracción gravitatoria de la luna y acaba alimentando los anillos de Saturno. Algunos científicos creen que podría tener océanos subterráneos susceptibles de albergar vida. Lleva el nombre de un gigante de la mitología griega que brotó de la sangre de Urano cuando éste fue castrado por Crono. Alrededor de Saturno gira un satélite irregular que parece una esponja gigante Hiperión (Saturno): El raro. Imagínese una esponja gigante orbitando Saturno y sus espectaculares anillos. Pues esa ‘esponja’ existe. Se llama Hiperión, mide 350 km de diámetro en su parte más ancha y está más agujereado que un queso de gruyere. Lleva el nombre de un Titán hijo de Urano y Gea. Miranda (Urano): El más sobrecogedor. Un mundo retorcido, de líneas imposibles, que parece haber sido sometido a algún tipo de tortura planetaria. Mide 480 kilómetros de ancho y probablemente haya sufrido en el pasado un impacto colosal que provocó que su interior se fundiera y saliera parcialmente al exterior. Su nombre es el de uno de los personajes protagonistas de La Tempestad, de Shakespeare.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1862688/0/satelites-pluton/lunas-mas-espectaculares/sistema-solar/#xtor=AD-15&xts=467263
Ío (Júpiter): El volcánico. Este satélite de tamaño similar a nuestra Luna (unos 3.500 km de diámetro) es un auténtico infierno con lagos de lava y cientos de volcanes activos. Su proximidad al gigantesco Júpiter hace de él (por la influencia de la gravedad en su núcleo) el cuerpo más volcánico del Sistema Solar. Está cubierto por una fina capa de azufre: éste es expulsado desde su interior a través de géiseres que alcanzan una altura de hasta 300 kilómetros. Luego, el azufre va descendiendo y depositándose en la superficie. Debe su nombre a la mitología griega: Ío era una doncella, sacerdotisa de Hera, que fue amada por Zeus. Europa (Júpiter): El sueño de un astrobiólogo. Europa es ligeramente más pequeña que nuestra Luna y tiene una superficie lisa que la hace parecer una bola de billar. Es, en opinión de los científicos, el lugar del Sistema Solar donde es más probable que exista vida. El motivo es el enorme océano de agua salada que se esconde bajo una gruesa capa de hielo de varios kilómetros de espesor. El océano podría tener entre 100 y 200 km de profundidad y albergar formas de vida que recibirían calor del núcleo. En la mitología griega, Europa era una mujer que fue raptada por Zeus en forma de Toro. La densa atmósfera de Titán hace que sus neblinosos cielos sean de color naranja Titán (Saturno): El fascinante. El satélite más grande de Saturno (más de 5.100 km de diámetro: mucho más grande que nuestra luna, aunque no tanto como La Tierra) tiene montañas, ríos, lagos y nubes. Su situación, composición y temperatura permiten que allí se produzca un fenómeno similar al del ciclo del agua, pero con metano. Éste se evapora, se condensa en nubes, cae en forma de lluvia y forma ríos y mares. Tiene una atmósfera muy densa que confiere a sus cielos un color anaranjado. En la mitología griega, los titanes eran una raza de poderosos dioses. Mimas (Saturno): El cinematográfico. Este pequeño satélite (poco más de 400 km de diámetro, menos de una décima parte de nuestra Luna) sería una anónima y anodina bola de hielo de no ser por una cosa: un gigantesco cráter que ocupa un tercio del diámetro del propio Mimas y que le da un parecido asombroso a la Estrella de la Muerte de Star Wars. Debe su nombre a un gigante de la mitología griega hijo de Gea y Urano. Encélado (Saturno): El refulgente. Esta luna que no llega a los 500 km de diámetro es el cuerpo más brillante del sistema solar. Su blancura refulgente se debe a que está cubierto de hielo recién caído. Esta nieve procede del interior del satélite, del que escapa en forma de enormes géiseres. Las columnas de hielo son disparadas hasta una altura tal que parte del material escapa de la atracción gravitatoria de la luna y acaba alimentando los anillos de Saturno. Algunos científicos creen que podría tener océanos subterráneos susceptibles de albergar vida. Lleva el nombre de un gigante de la mitología griega que brotó de la sangre de Urano cuando éste fue castrado por Crono. Alrededor de Saturno gira un satélite irregular que parece una esponja gigante Hiperión (Saturno): El raro. Imagínese una esponja gigante orbitando Saturno y sus espectaculares anillos. Pues esa ‘esponja’ existe. Se llama Hiperión, mide 350 km de diámetro en su parte más ancha y está más agujereado que un queso de gruyere. Lleva el nombre de un Titán hijo de Urano y Gea. Miranda (Urano): El más sobrecogedor. Un mundo retorcido, de líneas imposibles, que parece haber sido sometido a algún tipo de tortura planetaria. Mide 480 kilómetros de ancho y probablemente haya sufrido en el pasado un impacto colosal que provocó que su interior se fundiera y saliera parcialmente al exterior. Su nombre es el de uno de los personajes protagonistas de La Tempestad, de Shakespeare.

Ver más en: http://www.20minutos.es/noticia/1862688/0/satelites-pluton/lunas-mas-espectaculares/sistema-solar/#xtor=AD-15&xts=467263